en Huntergräss

Ahora es cuando el triángulo sustituye al círculo como forma perfecta.
Te encuentras ante la ondulación ensombrecida.

Es el fuego negro, detenido en el tiempo, del que se hablaba en Huntergräss.
Ciudad bajo la hoja de roble, de orugas y musgo que brilla, inquieta, vibrante;
porque vibra esa pupila diminuta que ignora.

El único capaz de ver esa anomalía.
El invisible para el oro.
Unos amuletos peligrosos que te alejan,
una tormenta de caos dorado soy
soy la llama que desea consumir tu deslumbrante espíritu y desvanecerse.

Quiero que un viento suave y cálido me apague.
(estas historias se cuentan en Huntergräss).
Quiero que el viento me encuentre,
porque te desangro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s